martes, 17 de abril de 2012

Rodin en Cádiz, en EL PENSADOR FELIZ DE RODIN de Nerea Galán


  EL PENSADOR FELIZ DE RODIN
 Pedro de Matos
http://www.flickr.com/photos/lograi/5910954571/

Cuentan de cierta golondrina ornitofilantrópica que, viendo llorar a la estatua que acababan de colocar en la calle principal, se ofreció a ayudarla? ?¿Querrías llevar volando los pensamientos que albergo en mi cerebro a todos los pobres de espíritu de la ciudad? He visto desde aquí arriba ¡qué pena!  a millones de transeúntes esclavos de la ignorancia?. La golondrina consagró su existencia a cooperar con ella en tan solidaria gesta y, gracias a esto, la ciudad se convirtió en cuna de la más alta intelectualidad del país. Cuando la efigie felizmente hubo entregado al pajarillo el último de sus pensamientos, su expresión grave y sabihonda se deshizo en una mueca boba y vacía. Los intelectuales que por la mañana descubrieron  esculpida en su rostro semejante tontura, dieron aviso a las autoridades estéticas y el Eximísimo Ayuntamiento ordenó retirar inmediatamente de la conspicua rúa Ancha tan indeseable retrato de la estulticia. 
Nerea Cristina Galán Fernández

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Tonto pero generoso... Y qué desagradecida la gente.
    Bonito relato. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar