domingo, 6 de febrero de 2011

SEÑORITA DEL MAR, por José María Pemán

Espadañas de la Iglesia del Carmen, Cádiz. Pedro y Sergio, 2005


José María Pemán (Cádiz, 189-1981) se inscribe con su libro dedicado a Cádiz, Señorita del mar (1934), dentro del panorama poético que marca la generación del 27, en una línea neoclasicista propia de estos años y propia del carácter que él atribuye a la ciudad.


PIROPO A CÁDIZ                                          


     No eres tú, una vez más, la pandereta
clara y chillona de Andalucía,
con su cascada, en blondas, de alegría,
sobre el carey de la peineta.

     Tú, clara y fina, un poco genovesa
y un poco peruana,
toda vestida, sin engaño, de esa
blancura lisa y llana
de la cal de Morón; tú, blanca y pura,
tú eres la señorita
del Mar, novia del Aire;
la que no necesita
del colorín para que su donaire
encelen mar y cielo;
con tu falda de vuelo
plata, verde y azul, y la sencilla
gracia de tu pañuelo
de seda y espumilla
sobre el talle flexible de palmera.

     Desde la gracia altiva y marinera
del Carmen, con sus altos torreones,
un poco aztecas y, a la par, un poco
floridos por el énfasis barroco
con que en la prora de los galeones
cantaba Iberia su canción ufana
de hidalgo en la ruina;
y la plaza de Mina,
con la húmeda ternura italiana
de sus dioses desnudos
sobre los terciopelos verdioro
de las hojas de octubre; y el decoro
de los viejos escudos;
y la risa
de las portadas donde el mármol sube,
torcido y ágil bailarín, la nube
blanca y rosa, a escalar, de la cornisa:
todo es gracia de América y de Italia;
todo ha venido, por el mar, cantando,
a unirse en este blando
lazo de humanidad y de cultura;
en este centro blanco de armonía,
claro de gracia y múltiple de acento,
abierto a todo el viento
y a toda la ironía...

     Cádiz universal, libre y humano
a fuerza de divino;
pacífico artesano
al estilo oriental, verboso y fino
en la gracia sencilla de sus tiendas;
Cádiz, todo florido de balcones,
de minaretes laicos sin santones
y de calles angostas sin leyendas.

     Todo es en ti blancura
de gracia y doncellez: todo, la anchura
luminosa del cielo
y el desvelo
de amor en la angostura
de la calle; y el ansia y el anhelo
con que, llena de risa y de algazara,
se abre, al viento galán, la gracia clara
del patio azul y el abra de herradura.

     Todo: y el aniñado
paso de paje, tímido e incierto,
con que te llevan, llenos de ufanía,
San Fernando y el Puerto,
la cola blanquiazul por la bahía.

     Todo: y esa alegría
de bailador gitano y de torero,
con que yo, prisionero
de tus gracias divinas,
ante el pisar menudo de tus finas
zapatillas de espuma y el donaire
de tu porte y tu garbo y señorío,
tiro la capa de este verso mío:
¡Señorita del Mar, novia del Aire!

 _____________________________________________ 

José María Pemán (Cádiz, 1898-1981), “Piropo a Cádiz”, Señorita del mar. Itinerario lírico de Cádiz (1934), Biblioteca Pemán II. Poesía. El barrio de Santa Cruz, Señorita del mar y otros poemas, Ed. Ana Sofía Pérez-Bustamante Mourier, Cádiz, Grupo Joly, 2006, págs. 73-75.

2 comentarios:

  1. Para mi es el mejor escritor del mundo solo su buen hacer no entiendo por que no se habla de un insigne escritor que el sii merecía el premio Nobel pero han dejado de publicar sus bellos poemas sueño D. José María Penan. Mi mas sincero pero pequeño homenaje Señor Solo Dios sabes de sus bellos poemas muchas gracias
    el mas grande poeta...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por publicar este homenaje a don José María Peman el mas grande ser humano y mas español

    ResponderEliminar